Viajecito a solas: quién, cuándo, dónde, por qué y cómo.


Te voy a contar, basado en mi experiencia, lo que puedes tomar en consideración para viajar sola. Un resumen de la contestación a 5 preguntas básicas: ¿quién? ¿cuándo? ¿dónde?  ¿por qué? y por supuesto… ¿cómo?



Todavía recuerdo la primera vez que decidí viajar sola. Recuerdo el momento específico en el que me atreví a presionar el botón en mi celular y comprar ese pasaje. Fue un 6 de octubre y mi viaje comenzaría justo antes de navidad. Llevaba días mirando ofertas y opciones. Analizando destinos, paradas, estadías. De repente encontré algo que me hacía sentido y tenía el dinero en ese momento listo para ser utilizado. Estaba acostada en mi cama y recuerdo que me senté bien rápido, respiré hondo y presioné ese botón... para inmediatamente decir “omg, omg, omg, ¿qué yo hice?”

Siempre viviré orgullosa de esa decisión.

En ese momento no sabía nada de viajes. Solo que yo quería viajar. No sabia que me hubiese ahorrado un montón comprando los pasajes directamente en la aerolínea y nunca había hecho Airbnb o CouchSurfing. Ya había dado un viajecito semi-sola relacionado a mis estudios graduados, pero así de tirarme sola para quedarme sola más de 3 días - jamás. Había otro elemento especial en este proceso: pasaría navidad y despedida de año sola, pero en el lugar del mundo que quería estar.


Te voy a contar, basado en mi experiencia, lo que puedes tomar en consideración para viajar sola. Un resumen de la contestación a 5 preguntas básicas: ¿quién? ¿cuándo? ¿dónde?  ¿por qué? y por supuesto… ¿cómo? - claro, en este artículo desarrollo más el “¿cómo?” para darte todas las ideas posibles. Recuerda que todos somos diferentes. Lo que para mi es necesario quizás para ti es algo de no tener cuidado, o viceversa. Me dejas saber...

 

¿Quién?

Entonces, ¿quién debe viajar sola? - Comienzo por explicar quién era yo cuando decidí viajar sola. Porque esto fue un proceso de un sueño que pasó a ser un deseo que se tradujo en educación (bien poca, pero existió) para luego con seguridad dar el paso - sabiendo que no me iba a echar a llorar en despedida de año por no estar con mi familia o algo así.

Yo sabía que quería llegar a un destino especial: Paris. Sabía que quería repetir un destino al cual ya había visitado: España. En esos momentos en los que compré el pasaje estaba en una situación económica muy cómoda y tenía mucho tiempo disponible en mis primeras vacaciones como “jefa”. Así que en este caso en particular, casi no planifiqué. Si pudiera hoy hablarle a mi YO de hace años atrás, le diría - planifica más. Esto aún desde antes de comprar ese pasaje por el cual grité OMG tantas veces.

Entonces, ¿quién debe viajar sola? - ¡quien lo quiera! Quien lo desee tanto que está dispuesta a cerrar los ojos y tirarse sin mucha investigación a gastar dinero (como lo hice en esa ocasión - lo cual no recomiendo)... o quién no tema a aprender, a leer, a buscar en mapas, a hacer logística y crear su propio proceso de seguridad (como lo he hecho en los viajes después de ese).

Tú vas a saber que estás lista para un viajecito a solas, porque aunque te estés muriendo del miedo, te visualizas en ese lugar maravilloso al que deseas ir, y sonríes en paz.



¿Cuándo?

El “cuándo” depende de ti. Organiza tu tiempo libre. Para mi será siempre memorable haber pasado despedida de año frente a la Torre Eiffel en mi primer viaje sola. Conozco gente que hubiese estado en la mayor depresión del mundo solo por pasar ese día sola. Todo es relativo.

La cantidad de días que escojas es super importante. Yo me fui por 15 días… en el próximo fui 43 días. Quizás tú estés en un proceso de aprendizaje y prefieras hacer un viajecito a solas de fin de semana - para calentar motores. ¡Hazlo! En realidad el tiempo que pasas viajando sola es una experiencia que nunca olvidarás y vale la pena hacerlo. Así que si el problema es “atreverte”, comienza poquito a poco hasta que tengas esa confianza de que puedes lograrlo. Quizás el primero sea un fin de semana en una playa, el próximo una semana en un destino cercano, y quizás ya poco a poco comiences a considerar despedir el año sola en París.



¿Dónde?

Tu destino, es tu destino. Si has comenzado a considerar el viajar sola, posiblemente es que ya has soñado en visitar un lugar en específico. Nada debería detener el cumplir ese sueño.

Si aún no sabes qué destino visitar, pero sabes que quieres la experiencia de viajar sola, hay 3 detalles que podrías considerar:

  • Distancia: Si aún no viajas sola y es una meta que tienes, puedes comenzar escogiendo un destino cercano. Puede ser que esto te ayude a sentirte más segura porque sabes que en cualquier emergencia, ya estás a un pasito de tu casa. Pero si se te antoja irte lo más lejos posible - ¡hazlo!
  • Idioma: Ya que estarás en tu primer viajecito a solas, y estarás en las de experimentar, visitar un lugar que puedas entender bien puede hacer que te sientas más segura. Esto podría hacerte sentir también más familiarizada con el lugar y así pasar un tiempito más placentero. Pero si solo hablas español y quieres visitar Japón… ¡hazlo! - estamos en la era del Google Translate. No hay imposibles.
  • Presupuesto: Es realmente importante que te sientas cómoda con tu presupuesto y que tengas lo suficiente para responder por ti misma en caso de emergencia. Debes de ser fiel a tu presupuesto SIEMPRE, pero aún más cuando viajas sola. Asegúrate de obviar lujos que no puedes costear. Prepárate bien económicamente y mantente firme en las decisiones financieras que tomes para tu viaje. En mi viaje de 43 días, tuve un presupuesto de $25 diarios. Algunos días fueron más difíciles que otros, para lograrlo, pero SE PUEDE. No pienses que el viaje que deseas es imposible por tu presupuesto. Solo edúcate, prepárate y arranca.

 

¿Por qué?

El por qué de viajar sola es simple, sencillo y claro: EXPERIENCIA. Viajar sola es una experiencia que muy pocos logran o se atreven. Es un momento para estar contigo misma y disfrutar de cosas que quizás amas y nadie más comparte contigo. Así que esta puede ser la respuesta más fácil que puedes dar en tu vida… ¿Por qué viajar sola? Porque me da la gana.

 

¿Cómo?

Aquí es que viene lo que sé que muchas se preguntan.

Para viajar sola hay cositas que tomar en cuenta que ya básicamente se vuelven rutina después que lo haces una vez. Pero si lo fuera a resumir en dos grandes conceptos, serían EDUCACIÓN + PLANIFICACIÓN y SEGURIDAD.

Aquí te cuento un poco más: [te dije que ésta era la parte más amplia]


Educación + Planificación


Planificar un viaje a solas es súper emocionante. Tú eres la absoluta capitana de esta nave, la gobernadora de tu tiempo, la jefa de tu viaje... la que manda. Y para comenzar, psicológicamente tienes que meterte eso en la cabeza. He visto demasiadas personas dándole una oportunidad a esto de viajar solos y terminan gastando su tiempo, dinero y energía en recomendaciones vacías de personas que han viajado al mismo destino sin antes tomarse el tiempo de educarse sobre el lugar. Demás está decir que no siempre la pasan bien. Recuerda que no porque alguien te diga “¡tienes que ir, te va a encantar!” - en realidad tienes que ir porque te va a encantar. Podría ser todo lo contrario para ti.

Posiblemente estás lista para ir a un destino con el que llevas soñando hace mucho, por lo cuál posiblemente tienes una lista enorme de opciones para visitar. Pero si no, es hora de estudiar, estudiar y estudiar - aprender, aprender y aprender.

Como alguien que padece de ansiedad, he aprendido que hay cosas en específico que debo planificar muy bien y otras que puedo dejar fluir.


¿Qué cosas planifico con detalle?

  • Vuelos y escalas
  • Estadías
  • Transportación y distancias
  • Vestimenta de acuerdo a la temperatura
  • Documentos y/o información importante

¿Qué cosas puedo dejar fluir?

  • Algunos artículos personales
  • Comida
  • Lugares que quiero visitar
  • Conexiones con locales

Te cuento por qué:

  • Vuelos y escalas: Conocer detalles de mis vuelos y escalas me ayuda a organizar mi tiempo y de paso hasta conocer nuevos destinos. SIEMPRE TRATO de evitar escalas cortas si tengo alguna. Hago lo posible por hacerlas de menos de dos horas o más de 8 horas. ¿Por qué? - un espacio de 2 horas es suficiente para caminar en un aeropuerto hasta encontrar un lugar para comer, pedir algo y regresar a la salida correspondiente. Si es más de eso, me aburro allí encerrada. 8 horas es un tiempo suficiente para salir del aeropuerto y al menos conocer las calles y comida del país en el que paré. Así conocí a Dinamarca y Noruega, y por esto se convirtieron en países que quise regresar y conocer mejor (¡y aún me queda!).
  • Estadías: Conocer los espacios en el que me quedo para mi es esencial. El 95% del tiempo me quedo en casas de locales a través de Airbnb, por lo mismo, me fascina conocer las comunidades de antemano. ¿Qué negocios hay cerca? ¿restaurantes? ¿paradas de bus, estaciones de tren, existe Uber? Utilizo mucho Google Maps para conocer el lugar dónde me quedaré y familiarizarme hasta con los colores del edificio. En mi viaje a Bogotá pude dirigir a la Taxista a las 2 de la mañana a estacionarse en la casa correcta, solo porque ya la conocía de las veces que la “visité” en Google Maps.
  • Transportación y distancias: Si viajas sola esto es de especial interés para una viajera. ¿Cuánto estás dispuesta a caminar? ¿Tu presupuesto permite taxi? ¿Tendrás internet siempre para pedir un Uber? ¿Cómo llegas a ese museo que tanto quieres ir desde el lugar donde te hospedas? ¿Qué tiempo te tomas? ¿La transportación es segura de noche? ¿Cómo llegas desde el aeropuerto? En realidad todo esto te lo contestas buscando información en línea. Conlleva tiempo, pero es parte de educarse.
  • Vestimenta de acuerdo a la temperatura: No soy de llevar mucha ropa cuando viajo [ahora] pero sí de llevar la ropa y zapatos correctos. Debes de conocer el clima aproximado. Hay una herramienta que siempre utilizo para conocer más sobre el clima del país que quiero visitar, incluyendo cómo fue la temperatura el año anterior de esa misma época. Si me sigues hace tiempo ya sabes que tuve que salirme de presupuesto en Canadá por no hacer esta asignación. Esto es importante. Nunca fallo con camisetas y leggings. Más capas o menos capas. Ese es mi estilo.
  • Documentos y/o información importante: Tus documentos personales e información importante (como las direcciones de tus estadías, por ejemplo) debes tenerlas siempre a la mano o en un lugar seguro. Busca la manera de mantenerlo así. Esto es algo que no puedes dejar para último minuto.
  • Algunos artículos personales: Hay artículos personales que a veces ni me llevo, ya que al pasar del tiempo me he dado cuenta que - depende del destino - quizás salgo mejor adquiriéndolos en esos países (¡en especial yo que AMO visitar mercados locales!) Me refiero a productos de aseo personal como jabones, cremas, navajas, maquillajes, etc. Así que si llego y se me quedó el cepillo de dientes… en realidad hasta me alegro. Roadtrip!
  • Comida: Cuando voy a un país nuevo voy a experimentar. Esto para mi va desde el más fino de los restaurantes hasta el más barato de los puestos en la calle. Quiero tratarlo todo. Así que esto no lo planifico mucho… si no que al contrario… me dejo llevar. ¡Que fluyan mis experiencias culinarias! ¿Cuándo debes de poner especial atención a esto? Si tienes alergias o condiciones de salud que requieren una dieta específica. Esto es algo que NO debes dejar para último momento si es tu caso. Si eres simplemente un ser humano “piky” para comer… ¡aprende a dejarte llevar! La vida es una.
  • Lugares que quiero visitar: En lo personal soy de las que no planifico demasiado mis días. Tengo metas que quiero cumplir en un día, pero no horarios específicos etc. Es siempre importante saber los horarios de los lugares que quieres visitar para que libremente puedas quedarte una o dos horas en el café de la esquina si así lo quieres. Yo vivo mis viajes así. Sin apuro. Con la confianza que si hoy quiero pasarme 3 horas en una barra tratando cervezas artesanales, lo puedo hacer, porque es MI VIAJE y yo puedo. Si eres “control freak” del tiempo o te frustra no lograr llegar a los lugares que planificaste, tu debes de poner especial atención a esto pero si eres más alma libre como yo, déjate llevar.
  • Conexiones con locales: Lo más que me encanta de viajar es conocer gente. Pero claro, como en cada interacción de la vida hay que estar alerta y entender que hay gente espectacular y también hay gente mala. Pero esto es en todos lados. Lo mismo que podrías pasar en una parada de bus en Colombia lo puedes pasar en el supermercado al lado de tu casa. Las conexiones con personas - tanto en tu país como en otros - se deben basar en respeto y aprecio a lo que nos hace diferentes - aunque somos todos un simple ser humano. Aquí yo me dejo llevar… te recomiendo que hagas lo mismo, pero siempre sintiéndote segura. ¡Hay gente tan fascinante en este mundo!

Seguridad


El sentirte segura es una necesidad cuando viajas sola. JAMÁS debes hacer algo cuando crees que tú seguridad está en juego. Eso es algo en lo que estoy firme y siempre lo estaré. Nunca alguien me ha podido convencer de hacer algo si siento “una corazonada” (o la perse, como dicen en Puerto Rico) de que ese algo puede atentar contra mi seguridad. Así que el viajar sola, me ha abierto los ojos y me ha dado más carácter.

En uno de los países que visité la última vez que fui a Europa, un señor mayor (de algunos 60+ años) comenzó a seguirme en una vía principal en la que caminaba visitando varias tienditas. Yo me daba cuenta claramente porque sentía los ojos encima, además de que paraba cada vez que yo paraba en una de las tiendas de la calle. Recordé algo que hice en París, en mi primer viaje, para espantar a los vendedores de llaveros en la Torre Eiffel. En un momento sencillamente me llené de valor y comencé a perseguirlo yo a él con los ojos abiertos como una loca, mirándolo fijamente a los ojos y “hablando sola” en español [habrá pensado que iba endemoniada y yo en realidad pidiéndole a Dios por mi vida]. Nuevamente funcionó. El punto es, NO se vale estar en una situación en la cuál no te sientes segura. En ambas ocasiones (en París y en ese otro lugar que no menciono para que no dejen de visitarlo) seguí unas reglas importantes: SIEMPRE busqué estar rodeada de personas al momento de hacerlo, siempre tuve algo en la mano que me podía servir como arma para defenderme en caso de un ataque. Se podría decir que son cositas que dan miedo, pero tienes que entender que cuando viajas sola eres tú contra el mundo en un momento como ese. Debes de tener valor para hacer lo que crees correcto al momento sin ponerte en peligro.


¿Qué otras cosas debes de tomar en cuenta para mantenerte - y sentirte - segura en tu viaje a solas?

  • Procura saber cómo proteger/ manejar tu dinero y documentos personales:
        • Organiza esto comprando equipaje, carteras, medias, brasieres… lo que sea que te haga sentir que tus documentos y tu dinero están seguros. Investiga. Evita tener todo el dinero junto en un mismo lugar. Intenta tener más de una tarjeta de crédito/ débito de emergencia si sales por largo tiempo. Nunca saques tu dinero o documento de tu “escondite” en público. Es decir, si tienes un brasiere con bolsillo y ahí tienes tu pasaporte, ve primero al baño y ponlo en tu cartera si necesitas usarlo. Es importante que siempre estés alerta sobre esas cosas.
  • Estar alerta de tus alrededores:
        • Antes de viajar sola siempre vivía despistada. En realidad a veces entraba en un lugar e ignoraba de qué color era el edificio que acababa de entrar. Podía ordenar comida con 7 diferentes meseros y jurar que solo había sido atendida por uno. Ahora me enfoco en detalles. Siempre alerta a ver dónde están las salidas, me enfoco en las caras y expresiones de la gente, veo qué los distingue, tengo más ojo al detalle. Colores, formas, espacios, distancias, etc. Estoy más alerta. Estoy pendiente a qué podría hacer en situaciones de emergencia cuando estoy sola. Tienes que desarrollar ese instinto.
  • Conoce las rutas/ áreas y sus alternativas:
        • Conocer las rutas te ayuda en el proceso de sentirte segura. Utiliza el Google Maps (o cualquier app que prefieras) y busca las áreas que visitarás. Si no tienes Internet mientras estás afuera, toma fotos de tu pantalla y guarda las imágenes del mapa. Apréndete los nombres de los colmados cercanos. El nombre de la calle. Cositas así son muy útiles.
  • Siempre está lista para comunicarte a casa:
        • Esto es sencillo… apréndete de memoria los teléfonos o correos electrónicos de tus contactos de emergencia. Y ya. Estamos en la era del ‘speed dial’ o de decirle a Siri o Alexa que marque por ti. Y si no tienes batería o existe una emergencia, tú debes saberlo mejor que ellos.
  • Analiza bien las personas con quienes interactúas:
      • No asumas todo el tiempo que el mundo conspira en tu contra, pero tampoco todo el tiempo a tu favor. Dale espacio en tu vida a nuevas personas pero nunca olvides que debes siempre estar alerta. Mentiritas blancas como que tu esposo te espera en tu habitación o que tus padres se sumarán a acompañarte a cenar, pueden ser las que te salven de una compañía en la que no confías. Siempre actúa con mucho respeto, pero firme en que tu seguridad es primero.

    Viajar sola es una de las más ricas experiencias que vivirás en tu vida. Enfócate en aprender sobre lo que quieres lograr y evita escuchar ideas sin fundamento de quienes nunca lo han hecho.

    Éste será el viaje más libre de tu vida… ¡disfruta!


    Leave a comment


    Please note, comments must be approved before they are published